Este es un espacio que propone reflexiones y debates sobre la inter-retro-conexión sociedad en la Naturaleza y la Naturaleza en la sociedad.

Hernando Uribe Castro, derechos reservados. Citar la fuente. Plantilla Simple. Imágenes de la plantilla degaffera. Tecnología de Blogger.


viernes, 28 de julio de 2017

VIGILAR LA EXPANSIÓN URBANA EN CALI. COLOMBIA

Vigilar la expansión urbana en Cali, Colombia

Por
Hernando Uribe Castro
Ph.D. en Ciencias Ambientales y Magíster en Sociología
Prof. Universidad Autónoma de Occidente

Debido al aumento poblacional, comercial e industrial de Santiago de Cali, en 1969 surgió la necesidad de establecer un lugar que sirviera para el depósito de las basuras. Se dispuso así, un área de 12.000 m² y 20 m de profundidad en el Corregimiento de Navarro que posee suelo arcilloso y que se caracteriza por ser una zona de humedales (EJOLT)*. Este depósito de basuras a cielo abierto se convirtió con el paso de los años en una montaña a donde llegó todo tipo de residuos. Una montaña de tal altura, que podía ser vista desde distintos lugares de la ciudad.

Luego de largas discusiones y postergaciones, las autoridades ambientales del Valle del Cauca clausuraron el Basuro de Navarro en 2008. Al cierre, esta montaña había crecido en un área de 400.000 m².,  muy cercana al canal interceptor del sur que toma las aguas de los ríos Cañaveralejo,  Meléndez y Lili, y las lleva hacia el río Cauca. Sobre éste mismo río, más hacia el norte, se encuentra la Planta de Tratamiento de Agua Potable (P.T.A.R) que abastece de éste líquido a una proporción importante de población en la ciudad.

Las razones expuestas para clausurar el Basuro de Navarro fueron: a) había alcanzado su capacidad de carga, b) estaba colmatado y c) su contaminación por lixiviados producía efectos negativos en las aguas del río Cauca. Si bien, estas fueron las razones expuestas, ¿es posible que existieran otros motivos para el cierre?

Un par de años después del cierre del Basuro, la administración Municipal propuso construir una urbanización de apartamentos para población de escasos recursos en este sector. Incluso la urbanización se presentó como Ecociudad Navarro, luego denominada “Ciudadela CaliDa”. ¿No es raro, acaso, que todos los argumentos usados por la administración municipal para el cierre del basuro desaparecieron a la hora de promover y defender la urbanización en ese mismo sector?

Ante tal propuesta, expertos en temas ambientales y epidemiológicos se opusieron al proyecto urbanizador por las consecuencias que esto podría albergar para la población que ahí residiera. Actores sociales, agentes de control del Estado Colombiano (Contraloría General de la Nación) y personal académico e investigativo manifestaron su oposición al plan de urbanización en Navarro**.

Incluso, un informe periodístico (El País del 15 de enero de 2016), explicaba que el Departamento Administrativo de Gestión Ambiental (Dagma), entidad que en un principio había estado de acuerdo con los proyectos urbanísticos en estas áreas, había expresado sus preocupaciones con la urbanización en este sector. Dice la nota periodística así:  “El proyecto para construir 6.000 apartamentos en lo que ha sido conocido como ‘Ecociudad Navarro’ y que la pasada alcaldía de Cali, con el ministerio de Vivienda, lo jalonó como el macroproyecto ‘Ciudadela CaliDA’, con recursos de la Nación, tiene ahora reparos de la autoridad ambiental del mismo municipio. El director del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (Dagma), (…)  tiene dudas frente a esta iniciativa, haciendo aclaración que el proyecto no es de su competencia. Pero sus observaciones coincidieron con las de diversos sectores que las han realizado desde hace tres años, debido a la cercanía a Navarro, que por medio siglo funcionó a cielo abierto como el depósito de basuras de Cali, afectando el río Cauca, y al tipo de terreno para estas viviendas. (…) teme contaminación de suelos, como lo han recalcado investigadores de la Universidad del Valle que insisten desde hace más de un año en ese mismo temor de licuefacción de esa área, con respaldo a su postura de la Contraloría General de la Nación.” (El País, “El Dagma hace reparos hoy a 'Ecociudad Navarro', en el sur de Cali”, 15 de enero de 2016).

Si bien, el proyecto de intervención urbanística de la zona se detuvo (o quedó pendiente, eso aún no se sabe), es claro también que una visita en el día de hoy por sectores como Valle del Lilí o El Caney permite evidenciar cómo el proceso expansivo de la ciudad de Cali se extiende en zonas muy próximas al antiguo basuro de Navarro. Como se puede observar en la fotografía, se ven los edificios de apartamentos y en el fondo la montaña de lo que fue el Basuro de Navarro.


Urbanización en Valle del Lili y la montaña del Basurero de Navarro.
Foto: Luis Hernando Hidalgo, julio de 2017.

Ante este hecho, las autoridades ambientales y de control tienen la obligación de estar muy pendientes que las empresas constructoras e inmobiliarias no vayan más allá del perímetro permitido para expandir barrios y conjuntos cerrados en esta zona de alto riesgo. Una visita de las autoridades y una vigilancia permanente, es importante para verificar y garantizar que en la expansión de Cali hacia Navarro no se usurpe. En el sector del Valle del Lili, el proceso de construcción es increíblemente alto, alto como el ruido y toda la contaminación acústica y de polvo*** que producen las actividades de construcción. Lo mismo sucede a lo largo de toda la zona de expansión en el sur que se encuentra en el recorrido entre Cali y Jamundí.

La recomendación dada por los expertos es no construir viviendas en un área de por lo menos 3 kilómetros de distancia al antiguo depósito de basuras. Ojalá, la visita y la vigilancia que hagan las autoridades demuestren que todavía se respeta la zona límite para la construcción y que no se ha puesto en riesgo la vida de muchas familias que, inocentes e ingenuas, viven en zonas próximas a lo que en años anteriores fue una inmensa montaña de basura y que representa un alto riesgo para la salud. 

Que el proceso expansivo de Cali no continúe deteriorando los diferentes ecosistemas de humedal que existen al sur y oriente de la ciudad, así como el hecho de que se detenga el proceso expansivo de la ciudad en zonas de alta fragilidad como el sector de Pance y las laderas de la cordillera cuyos ecosistemas de bosque se ven fuertemente afectados por la dinámica humana. También sectores frágiles como en Jamundí sobre las faldas de las montañas están siendo amenazados por el proceso  agreste y altamente rentable negocio de las urbanizaciones.

-----
https://ejatlas.org/conflict/basuro-de-navarro-cali-colombia
** El Tiempo. "Se aviva el debate por edificios en Navarro". Nota del 12 de septiembre de 2014. En línea: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-14522369
*** Sobre contaminación por actividad constructora ver el siguiente link: http://blog.360gradosenconcreto.com/caracterizacion-de-impactos-ambientales-en-la-industria-de-la-construccion/




viernes, 7 de julio de 2017

TÓPICOS DE LA HISTORIA AMBIENTAL

Tópicos de la historia ambiental

Por
Hernando Uribe Castro
Doctor en Ciencias Ambientales y Magíster en Sociología
Prof. Universidad Autónoma de Occidente

Para iniciar es importante señalar que dentro de las ciencias sociales y, de modo particular en el campo de la historia, se viene perfilando una línea de investigación que cobra importancia sustancial y pertinencia en el contexto actual de la crisis planetaria, la historia ambiental. Algunos de los tópicos que caracterizan este campo son:

Primero, es un campo emergente cuya importancia radica en la posibilidad que tiene de reconstruir, recomponer y re-interpretar el proceso de la apropiación de la naturaleza por parte de los seres humanos. Una relación de doble vía en términos de los efectos que los humanos producen en la naturaleza y la naturaleza en los humanos. La especie humana a lo largo de su presencia planetaria construye y reconstruye permanentemente los espacios, al tiempo que los elementos, factores y condiciones de la naturaleza intervienen e interfieren en las creaciones y en las estructuras sociales construidas a lo largo de los procesos civilizatorios.

Segundo, confronta el olvido y/o reticencia de la historia tradicional por atender la cuestión ambiental. A veces, la historia tradicional se centra sólo en los aspectos humanos, ejerciendo así un antropocentrismo, y olvida atender los efectos que la acción de la especie humana ha causado en los ecosistemas y bienes de la naturaleza. La historia humana no se ha hecho en el aire, sino en los lugares y territorios concretos de un planeta, cuya sobrevivencia ha dependido de los bienes utilizados por los humanos, primero para vivir, luego para sobrevivir y más recientemente para acumular riqueza, estatus y poder. La historia de las civilizaciones, es también la historia de los efectos en los ecosistemas producidos por la especie humana. Antes de que existiera una presencia humana en la Tierra, ésta también tuvo su historia que campos como la geología, la climatología, la biología y la sismología, entre otras disciplinas, se han puesto en la tarea de develar. Muchos de los escenarios de ese pasado remoto han sido transformados por la reciente presencia humana en el planeta.

Tercero, aporta en la comprensión del proceso de modificación y transformación del medio geográfico. La historia ambiental al dar un vistazo a las transformaciones sociales de los grupos humanos sobre el espacio geográfico en el sentido económico y político, provenientes del pasado y existente en el presente, logra evidenciar las implicaciones que el cambio en las estructuras políticas y en las estructuras económicas han tenido en el modo, uso y abusos de los ecosistemas y sus servicios. La experiencia de la vida humana no está desligada del uso del agua, de la tierra y del aire y por tanto, de las modificaciones en el paisaje.

Cuarto, no es solo la historia de los fenómenos naturales. La historia ambiental relaciona estos fenómenos naturales con las acciones humanas. Parte de la idea de que el ser humano, sus percepciones, acciones, políticas y costumbres intervienen sobre lo natural y por tanto es posible establecer un proceso bidireccional en el que se produce la interacción ser humano-naturaleza y naturaleza-ser-humano, en un marco espacio-temporal concreto. Los elementos que componen, conforman y existen en la naturaleza interaccionan, interactúan y se relacionan con la trama de la vida y con todos los seres humanos. Para la historia ambiental, los llamados desastres “naturales” son sociales. Para la historia ambiental, los cambios en la trama de la vida, en la que participan todas las especies existentes en el planeta, han sido impactadas por el proceso civilizatorio humano.

Quinto, la idea de ambiente es fruto de una construcción social. El ser humano piensa, representa y actúa en el ambiente en relación con él; en este sentido, la percepción y la construcción de los hábitats son expresiones de procesos de transformación históricamente significativos. Uno de sus campos de acción se orienta a la comprensión de los valores, las creencias y las costumbres sociales. La adaptación de los grupos humanos a los entornos de vida significan y resinifican el sentido de lo natural y de la naturaleza. Las comunidades del presente han significado y comprendido la naturaleza de modo distinto a como se hacía en el pasado, o al modo como lo hacen grupos humanos que no han ingresado en las redes del proceso civilizatorio humano dominante. 

Sexto, los tiempos de la naturaleza no son los tiempos de la especie humana.  Para la historia ambiental, el planeta Tierra se ha formado a lo largo de algo más de 4.700 millones de años y de este tiempo, las primeras especies que desencadenarán a los humanos hacen su entrada a la escena planetaria en tiempo muy reciente. La acumulación de impactos sobre el medio ambiente se verifica en los tiempos largos, pues la actividad humana genera impactos inesperados que se verifican en la larga duración. La situación ambiental solo es explicable a través de los procesos históricos que condujeron a ella como parte de problemas de un sistema en el tiempo que incluye el entorno, la economía, los grupos sociales y los efectos naturales del sistema planetario.

Séptimo, tiene una perspectiva interdisciplinar y sistémica, dialoga con otros campos del conocimiento y con otros saberes. Su desarrollo depende de la capacidad de relacionarse y dialogar con otras disciplinas, como por ejemplo con la geografía, la ecología, la biología, la economía, el urbanismo y la arquitectura. Tiene una interacción fuerte con la Ecología Política, pero también con saberes que no necesariamente son disciplinares, como los saberes ancestrales y tradicionales. Como campo que mueve las estructuras de la historia humana, cumple una función pedagógica central, en la medida en que evidencia que lo que se nos ha contado sobre el pasado, debe ser recontado de otro modo, incluyendo no solo las acciones humanas, sino también los efectos en la naturaleza. Los bienes de la naturaleza se convierten también en actores centrales de la escena histórica. Por ello, ha historia ambiental hace confluir las ciencias sociales, las humanidades y las ciencias de la naturaleza.

Octavo, es una herramienta para el análisis de los cambios sociológicos. Los fenómenos de la sociedad son dinámicos, con implicaciones en los entornos ambientales, por tanto, la historia ambiental aporta a la reconstrucción de las dinámicas que se ven expresadas en el territorio. Para la historia ambiental, las formas espaciales y los procesos sociales están en inter-retro-conexión. El cambio de la sociedad es un cambio que se expresa también en la estructura del sistema de la biosfera planetaria. Al releer y mostrar el pasado de otra manera, al modo como se ha contado, la historia ambiental aportar al empoderamiento de la sociedad civil, de los pueblos y de las comunidades a tener una visión de su pasado para comprender cómo su presencia en los entornos, los hábitat y los ecosistemas han sido afectados y qué estrategias se requieren pensar, reflexionar y proponer para mejora las condiciones de la trama de vida. Al proveer de estos conocimientos y saberes, la historia ambiental espera aportar a la transformación de unos comportamientos sociales a favor de la dignidad de la vida tanto de la especie humana como de las demás especies que conforman la compleja rede de relaciones de vida existentes en el planeta. El conocimiento aporta a empoderar política, ética y socialmente a los actores sociales para que cambien la ruta que lleva el actual escenario mundial en camino de colisión a la extinción.

Noveno, aporta al entendimiento de las repercusiones en la naturaleza de las redes de poder local y global, tanto del pasado como del presente. En los estudios sociales, territoriales y culturales, locales y globales, la historia ambiental logra develar cómo los grupos de poder político y económico, producen y reproducen lógicas y actividades económicas y sociales cuyos efectos afectan la dinámica natural de los ecosistemas en distintos lugares en el planeta. Las actividades de la agricultura comercial, los monocultivos, la ganadería extensiva, la extracción de madera de los bosques, la transformación de los territorios, la construcción de ciudades, la extracción de minerales y fuentes hídricas, si bien tienen efectos en la economía, también tienen efectos nocivos en los ecosistemas. Afectan el ambiente local y global. Muchas veces, estos efectos ambientales no son tenidos en cuenta, o son negados o son invisibilizados. Algunas actividades extractivas afectan, además de los ecosistemas a las comunidades locales, que ante esta situación de afectación se ven desplazadas y/o marginadas. Muchas comunidades salen de sus lugares de vida ancestral o tradicional desplazadas por las decisiones tomadas desde los centros de poder regional, nacional o global, mientras que otras comunidades se quedan para luchar y resistir a estos poderes económicos y políticos que son locales, nacionales o globales.


Finalmente, Décimo, replantea el gran desafío que implica repensar la relación sociedad y naturaleza. En el marco de la problemática actual en materia medio ambiental se favorecen las acciones críticas y reflexivas que involucren formas de pensamiento crítico, sistémico y complejo que posibiliten nuevos patrones de relación con el medio natural y humano. Los aportes de la historia ambiental en este sentido, resultan bastante significativos, dado que busca desarrollar una aproximación al conocimiento histórico de las distintas formas y procedimientos de apropiación del medio natural realizado por el ser humano, conformando de esta forma un saber que indaga acerca de la acción productora y transformadora del ser humano.

Cada uno de los anteriores tópicos abre un inmenso marco teórico, conceptual y metodológico que serán abordados en el libro que saldrá próximamente y que traerá por título "TÓPICOS DE LA HISTORIA AMBIENTAL" en coautoría con la profesora que ha liderado este campo en la ciudad de Cali, Colombia, la Ph.D. Aceneth Perafán Cabrera.